Machismo y líos de falda

Hace años, Ben Settle dijo esto en una entrevista. 

 

Tus emails deben ser como la falda de una mujer: suficientemente corta para llamar la atención, suficientemente larga para cubrir los detalles. 

 

Estoy de acuerdo con esta frase (y sobre esto va este email), pero no con la forma. 

 

¿La frase es machista? Sí. 

 

¿Ben Settle lo es? No creo, pero tampoco me importa. 

 

Importa lo que hay detrás de la frase (que podría haberse hecho con otra metáfora). 

 

Vamos a diseccionarla. 

 

Corta para llamar la atención

 

Un email busca (entre otras cosas) esto, llamar la atención. Hay truquillos para hacerlo un día. Hasta una semana o una temporadita. 

 

Pero si de verdad quieres vender con el email, hay que llamar la atención todos los días, con el asunto, con el cuerpo, con las imágenes mentales que creas. 

 

Que la gente diga “Quiero ver más”

 

Larga para cubrir los detalles

 

Y aquí viene el “no nos volvamos locos”. Puede gustarte escribir emails para que te lean. Eso está bien. 

 

No sé tú, yo además de escribir emails me gusta tener un piso, comer e incluso irme de viaje de vez en cuando. Y si al del banco le digo “Mira, hay 1.423 personas que leen mis emails” va a decir OK. 

 

Y nada más. 

 

Para lo del piso, lo de comer y lo de viajar necesitas comer. Y para eso hay que vender. Productos, servicios o trabajar para otros que vendan productos o servicios. 

 

Y si en el email cuentas todo, si lo dejas demasiado “corto”… pues nadie te comprará. 

 

Y ahora mi metáfora

 

A riesgos de meterme en lío con los puristas y parafraseando a Ben Settle (libre de machismos), sería algo así como

 

“En tus emails, enseña la patita pero no las garras”

 

Cuenta lo que sabes. Cuéntalo bien. Aporta. Entretén (en serio, no seas aburrido). 

 

Y para el gran truco final… bueno, que solo lleguen los que realmente quieren llegar

 

Un abrazo

 

Ricardo

 

PD: Lo del machismo y el marketing (o la publicidad en general) da para varios emails. Quizás en el futuro.

 

Quizás, no.

Deja un comentario